Archives for : Poesía

Homenaje a Gorka Coronado Castillo

Nació en San Sebastián el día 5 del 1 del 1978

Murió en Campanario el día 5 del 4 del 1997

Tenía 19 anos

Gorka ha nacido para vivir en plenitud en un entorno de santidad. Por eso Dios no le dijo: vuelve a la tierra que aún no ha llegado tu hora, lo aceptó como lo mas natural, aquello que para nosotros nos parece anti natura: nacer para morir prematuramente.

Gorka, a pesar de su temprana edad, vivía en conexión con el mundo espiritual, era humilde como Jesús, nos hablaba de eternidad, y veía ángeles en la tierra; aunque los situaba en un cielo imaginario. Le gustaba mas la eternidad celestial que ciertos días en la tierra cuando se le hacían eternos.

El amor inundaba su ser, aunque comprendiera que existe el desamor como existen las espinas en las flores. La belleza se defiende de los que cortan su crecimiento;  por eso hay almas que quieren volar y vuelan porque se sienten agredidas, pinchadas por la incomprensión, son almas precoces, quizá inmaduras, que no se acostumbran al desamor; viven fuera del cuerpo, pero sienten el dolor del corazón.

Gorka: es una delicia sentirte cercano; tus palabras nos dan alas también a nosotros para ir hacia ti y abrazarte, nos parece prematura tu marcha, aunque nos hayas dejado tu gran tesoro: tu sentir sublime, tu amor a la vida y a la belleza.

En la vida terrena no todo son certezas y gozos, hay desconsuelo, hay amargores, hay conatos de odio (no aceptados por las personas como tú), que alteran nuestra paz, y nos llevan a desistir en nuestra lucha por amor y por ser correspondidos. Hay que admitir que habiendo almas gemelas, a veces cuesta mucho encontrarlas. La suerte reside en el que está lleno de amor, este jamás podrá ser destruido. Como dice Jesús: se podrá destruir el cuerpo, pero no el alma.

Gorka nos habla desde www.chambras.com

Fuenlabrada 28 de Agosto de 2015

……………………………………………………

Dedicada a ti

Dedicada a ti,

bella mujer, de mis sueños

que alborotas mis sentidos

e impacientas mis deseos.

 

Dedicada a ti,

que en tus ojos verdes, tiernos,

dibujas con colorido

mi humilde sentir eterno.

 

Te la dedico a ti,

tierno ángel de mi día,

de mi noche y de mi cielo.

 

A ti, que zarandeas mi cariño

cuando yo me encuentro lejos.

 

Y esos días tan eternos,

y esos días tan injustos

que no te tengo, te busco.

 

Tú me enredas en tu busca,

tú, mi musa

comprensible y misteriosa

tú mi diosa.

 

Cuando estoy al fin contigo

me siento cerca y lejos a la vez.

¿Estarán rodeando mis brazos

el amor, de otro querer?.

 

Y… cerca de ti,

me pierdo entre tus jardines

y ahogo mi pesadumbre;

Olvido…

 

Olvido esos días que te fuiste

sin darme una explicación

llevándote con el aire

mi prendido corazón.

 

Como muchas veces las espinas

crecen cerca de las flores,

así  los nuestros desdenes crecen

y avivan mis desamores.

 

Pero… siéntate más a mi lado

no me abandones así,

atrápame con tus alas

y no me dejes vivir.

 

Que esa tez tan blanca y tan tersa

que acaricio yo en tus manos

pronto quisiera llegar

a acariciarla en tus labios.

 

Déjame que yo me pierda,

dame esa oportunidad.

Déjame besar tu boca

tan difícil de alcanzar.

 

Y deja que mi locura

en tu más profundo abismo,

cabalgue con gran soltura

y encuentre fin a su destino.

 

Que siento como en mi interior,

mi pasión roe cavidades

en mi espíritu soñador.

 

Me dejaste sin aliento

mi alma palpitaba

odiando ese querer

queriendo sentirse odiada.

 

Y… cuando ya me siento lejos,

libre de tus cadenas,

cuando aturdido y cansado

encuentro la paz que me queda,

cuando intento descansar

y hacer, calmar, mi agonía…

 

Te busco entre tus raudales

que huyen de mi cariño

y concurren en mi llanto

al ver que no me has querido.

 

Quizá algún día me halles

deshojando tu recuerdo

Y lanzándolo a las alas

del olvido más sincero

 

Gorka Coronado Castillo

……………………………………..

Soledad

¡Oh soledad! mi desesperar,

que me acosas, me persigues,

que oprimes mi respirar,

que tu silencio es mi muerte… Soledad.

 

Haces que te pregunte por ella,

¡Oh soledad! y no quieres contestarme.

 

¿Será el sol de la mañana

quien la capturó?

¿Fue el llanto del cielo

quien me envidió?

 

Quizás la quisieron los dos…

por eso empuñan sus armas

y comienza su batalla,

para adueñarse de mi belleza,

en colores transformada.

 

No me contestas, ¿Verdad?

eres terca como siempre,

no quieres aplacar el dolor,

de mi corazón que hieres.

 

Quizás fue el mar, dime tú.

¿Es el mar quien la detiene?

y por eso brilla tanto,

y por eso me enloquece.

 

Contéstame alguna vez,

mi compañera de siempre.

 

Quizás sea esa sirena,

que canta a la mar, y se duerme,

y con sus cabellos dorados,

hasta a los astros sorprende.

 

Quizás lo quiere a él,

y por eso ya no viene…

 

Pero no…, porque el mar a veces brama

sabiendo que a mí me tiene,

y se enfurece y replica

el que sea mía hasta la muerte.

 

¿Verdad?, fiel confidente.

 

Dime algo, por favor,

dime que a mí ella me quiere

que su espíritu voló

para venir a mis redes.

 

Dímelo, y dímelo muy alto,

para que todos se enteren,

y que me envidie la luna,

que esta noche nos sorprende,

con su belleza encendida,

con su belleza inocente…

 

Soledad… ¿Será ese cielo tan inmenso

donde el alba resplandece

con ese azul tan intenso,

con ese bello relieve

que forman sus nubes blancas,

que se agitan y me dejan…

contigo a solas siempre…?

 

Si, es el cielo quien la tiene,

porque ahora miro y veo

las lágrimas de mi querer,

salpicando el firmamento.

 

Pero, no llores más,

que viviré para buscarte,

y a quien me haya privado

tanto tiempo de tu amor

le arrancaré las entrañas,

las que un día me robó.

 

Lo siento mi gran amiga,

pero, desde entonces,

ya no seré tu fiel confidente,

me buscarás pero yo,

siempre estaré con mi sueño,

acariciando su rostro

y besando su cabello.

 

Aunque no olvidaré mi compañera,

esas noches, esos cielos,

esos días tan inmensos

que compartimos juntos

¡OH SOLEDAD!…

 

Gorka Coronado Castillo

………………………………..

“TE ESPERARÉ”

Si en el aire reina sólo la agonía,

Si los rayos del sol no despiertan mis sentidos,

Si el cielo no sonríe a mi mirada,

Si los árboles se derrumban a mi paso…

 

Si el cantar del mundo se aplaca,

Si la brisa del mar se retira,

Si las flores marchitan mi espíritu,

Si la luna no sale a contemplarme…

 

Si las nubes cubren las estrellas,

Si las montañas me capturan en sus valles,

Si la tierra es toda indeseable…

 

TE PROTEGERÉ…

 

Si tu gruta se cierra ante mi paso,

Si tu alma vuela hacia el ocaso,

Si no soy tu compañía…

 

Si tus besos endulzan otros labios,

Y tus miradas alimentan otro amor,

Si tus caricias las disfrutas en mi ausencia,

Si no quieres que te quiera yo…

Y en mi vida ya no sale el sol

Y anochece sin tu amor…

 

Si mi fuego no calienta tu pasión,

Si mi corazón vuela solitario,

Si mi lecho se cubre con mi llanto,

Y mi pasión es eterna

Y mi soledad es infinita

Y mi llanto es implacable…

 

TE QUERRÉ…

 

Si cabalgo por la vida

Y desboco mi pasión,

Y desato mi cordura,

Y me devora el horror,

Y busco mi desventura,

Y caigo en las redes de Dios…

Entonces, mi gran amor…

 

TE ESPERARÉ…

Gorka Coronado Castillo

……………………………….

“A  SOLAS”

Esta noche a solas pienso,

bajo la luz del lucero,

¿Es nuestro amor imposible?

este amor, puro y sincero.

 

Nació en la más pura primavera,

cuando el sol resplandecía,

y entre las flores primeras,

tú fuiste la gras escogida.

 

Tú, reina de palacio,

de alhambras y de mezquitas,

Reina del sur, Reina mía,

gitana de morería.

 

Tu cabellera volaba,

cuando acerté a divisarla,

y, esa brisa marinara

pronto te rindió su alma.

 

Tus ojos la noche oscura,

tu cara morena y pura,

tu pelo salvaje mar

y tú mi alegre morar.

 

Tus ojos la noche oscura,

cuando quedo fijo en ellos,

busco llegar a tu luna

que ilumine mi sendero.

 

Es, esa estrella reluciente,

ese fuego que desprendes,

esa belleza escondida,

que hasta los astros sorprendes…

la que a mí me cautivó,

en un día y hasta la muerte.

 

Pero, baja a mis brazos y siente,

la dulzura de un amor,

la pasión que se desprende,

de este pobre corazón.

 

Que importa que otros no quieran

dar cabida a nuestro amor,

deja la sangre, la raza,

y escucha a tu corazón.

 

Tristes sones me llegan,

de los cantos de tu pueblo,

que como saetas se clavan,

en el centro de mi pecho.

 

Y mi dolor, es tan grande,

tan extremo, tan sublime,

que quiero llorar, y no puedo.

 

Esas lágrimas tuyas corren,

por mi espíritu sediento,

y van a parar a mi alma,

encuentran un manantial fluyendo.

 

Pero, no llores por nuestro amor,

que me contagias tu miedo,

piensa que ningún mal,

puede alborotar nuestro lecho.

 

Y deja que mi insaciable corazón

sediento de amor y de ternura,

navegue en contra de crespos vendavales

y desembarque en tu hermosura.

 

Que lucharé con el alma,

hasta romper las murallas,

que separan nuestras sangres

y ahogan nuestras entrañas.

 

Sangres que derramaremos,

por conseguir la venganza,

y justos nos dormiremos,

al son tierno de romanzas…

 

Y… cerca de él estaremos,

sin preocuparnos por nada,

mientras las nubes celosas,

lucharán por nuestras almas.

 

Y, allí, embrujado de tu magia,

de tu espíritu flamenco,

de tu gran raza gitana,

que me lleve al cautiverio…

 

Espero que en vuelo me traslades,

a tus misteriosos sueños,

y allí, a solas contigo…

me olvide de mi existencia,

deje llevar mi inocencia

por tus más humildes rasgos,

y siéntame glorificado.

Fdo: Gorka Coronado Castillo

 

“BUSCANDO UN FUEGO”

Qué podríamos argüir en este

punto tan oscuro de nuestra

historia. Qué contaremos cuando

nadie lo entienda definitivamente.

 

Los pasos uno a uno van

sumándose por sí solos en estas

zancadas del absurdo y la casi

desesperación. Los ardientes

resquicios humeantes de nuestros

bosques van  fundiendo, ante la

esclavitud de un yunque cualquiera

de cualquier polífemo, la sabia

de los árboles a miles de grados abrasantes.

 

Grandioso espectáculo, a falta

de guerras una abertura estridente

y mostruosa de chillidos, crujidos

y desplomamientos graves, cuadran

movimientos y alegros tristes…

de lo que fue la vida.

 

Aquel amigo susurrante en las

noches verdes de verano donde

las copas de los pinos se

cimbreaban largos entre los

silencios de los grillos,  vuelve

creciendo cruel y lascivo cual

sátiro de las sombras futuras;

convertido, ya cuando entre

ya cuando sale, en una carcajada

perenne detrás de los árboles.

 

Rojos chillones, oscuros

magentas azules del abismo,

tan sólo los dientes de este

fauno del aire escaso relucen

para señales de nuestros olvidos.

 

Atadas para gloria de un invisible

van las cuerdas de esta gran cítara de los bosques,

mientras los ángeles, pardíticos

indefensos de la guardería humana,

revolotean hechos ceniza.

Fdo. Gorka Coronado Castillo

25/2/95

Que triste es esta noche

en que todo está en silencio

que triste está esta noche

que fuerte sufrimiento.

 

Sufro porque te veo sufrir

sufro porque creo que te pierdo

sufro porque no puede escribir

lo mucho que te quiero.

Quizás porque estas lágrimas

empañan mi visión

y empapa el papel,

ahogan mi corazón

quizás porque tú eres diferente

porque tú siempre comprendes

Porque aunque no hablas conmigo

Se lo mucho que me quieres.

 

Cuando llegaste a mi vida

quizás no te quería

pero me hiciste que viese

el amor sin intereses.

 

Ahora miro a esos ojos,

Tan oscuros, tan tristes y tan tiernos.

Miro a ese cuerpo tan blanco y

tan pequeño,

miro esa vida que era alegre,

Y que se está yendo.

 

Quizás te quiero así,

porque has crecido conmigo,

porque apenas yo nací,

tú vivías ya conmigo

tú compartías mi sitio.

 

Ahora tú te quieres ir

me quieres abandonar

ahora que estoy madurando

ha llegado tu final.

 

¿Por qué eres diferente?

si en ti encontré el amor

que muchas veces me negaron

los iguales como yo.

 

Sé que te ha llegado la hora,

pero no lo quiero creer,

quiero que sigas creciendo

y quiero sentir tu amor

hasta que yo esté desvanecido.

Fdo.  Gorka Coronado Castillo

 

CUENTOS

 

NAVIDAD ETERNA

Chispeantes y tibios rayos de sol alegraban y calentaban la gélida y fría tierra en aquel día que jamás olvidaría, su vigésimo primera Navidad. El alba ya proyectaba una nítida y desdibujada sombra entre la nieve y la seca hojarasca del suelo. Estaba allí sentada, tras el más robusto árbol del bosque, que la cobijaba de los suaves copos de nieve que luchaban por acariciar su rostro, estaba ella, allí, con él. Le sostenía con gran esfuerzo sobre sus débiles brazos indefensos. Era pequeño, y su rostro se confundía con la blanca nieve que cubría el suelo. Estaba allí… y lo miraba, incansable, confundida… y su mirada podía abarcarlo y su mirada podía calentarlo, pero su mirada no podía despertarlo. Quizás una lágrima fluyese de aquellos secos y agotados ojos para pasar a formar parte del estanque de sus ojeras. Llevaba muchas noches sin dormir. Llevaba muchos días sin dejar de luchar. Ponía todas sus esperanzas sobre aquel pequeño, su hijo, su primer hijo, que se obstinaba en abandonarla. No podía pensar en nada. Su mente estaba nublada por el dolor, aquélla niebla espesa que confundía sus sentidos. No podía oír nada. Ni siquiera el ruidoso gemir del llanto del agua que le acompañaba en su desesperación. Ni siquiera el silbante viento invernal que cantaba su melancólica tristeza. Ni siquiera el agónico despertar de aquellas perennes hojas que la cobijaban. Allí, sumida en ese mundo tan lejano, sumida en ese mundo tan silencioso, se encontraba sola. No podía contemplar cuan acompañada estaba por todo aquello que la rodeaba, todo aquello que se unía a su dolor,  que inexplicablemente la comprendía y la intentaba ayudar. Mientras, ella seguía observándolo. Seguía mirando aquellos profundos ojos que ahora cubrían sus pesados párpados. Seguía contemplando aquel ser, ligero, pequeño y ahora sin vida. Seguía sufriendo… había podido contemplar como su joven alma volaba hacia lejanos horizontes, como el más tierno pajarillo que emprende su primer vuelo. Todo oscureció en aquel momento para ella y pudo recordar…

Apenas estaba floreciendo, cuando su juventud quedó impregnada del néctar de la vida. Pronto en su seno, se daría forma un ser, engendraría una nueva criatura.  Una gran alegría la acompañó. Iba a ser la madre más feliz. Podría tener entre sus brazos lo que de pequeña siempre anheló, un bebé, su bebé. Todo transcurrió muy rápido. Cada día pasaba largas e interminables horas dirigiendo vocablos a su vientre. Cada día observaba su ligero aumento. Cada día podía sentir el movimiento de su hijo y un gran bienestar rebosó su existencia. Era lo más maravilloso que le podía haber ocurrido…

y fue entonces, el más hermoso día de Navidad cuando floreció la ansiada espera. Un rayo de luz penetró por la ventana y pudo iluminar al pequeño niño que se estremecía. Tras esto, una inmensa paz lo calmó. Parecía como si los rayos de sol, enviados por fuerzas superiores lo hubiesen elevado a las más altas y tranquilas atmosferas del cielo. Parecía como si esa insignificante luz hubiese aumentado su belleza. Podía sentir en aquél momento como su amor se desbordaba hasta poder ahogar en él a su más tierna criatura.  Ya era madre y apenas podía imaginárselo…

Un inmenso resplandor pudo por u n instante distraer su recuerdo. Huyó así por un segundo de la atención de su hijo. El sol, más majestuoso que nunca, se alzaba sobre aquel algodonado cielo. Sus rayos cegaron los ojos de María que insensibles seguían fijos en la gran bola de fuego. De pronto, ligeros algodones empañaron su visión. Su mirada regresó a su destino inicial y siguió hurgando su pasado…

Pudo observar como crecía, como aquella arrugada y blanca piel se hacía cada vez más tersa y suave. Como progresivamente su tierna cabeza se iba cubriendo de suaves cabellos dorados. Y como esos grandes ojos azules igual que el anochecer, tan profundos como el mar, tan dóciles y tan agresivos a la vez, desataban su impaciencia y presagiaban tristeza, presagiaban dolor…

Las claras nubes pronto fueron desplazadas por negros y espesos nubarrones que le hicieron regresar en el tiempo. Una inmensa oscuridad cubría ahora el bosque. Los pájaros callaron, el  viento se aplacó, el río frenó su agitado frenesí en pos de su libertad… pudo percibir entonces, como una fría gota cayó en su frente y suavemente bajó acariciando y sintiendo cada poro de su piel para, al final, reposar sobre su pequeño. Las lágrimas del árbol que los cobijaba querían así estar más cerca de ellos, querían calentarse con el fuego de ese amor, ahora herido. Volvió a recordar…

Los meses fueron pasando y el augurio se iba haciendo realidad. Cada vez más las fuerzas de su hijo aminoraban. Hasta que una grave enfermedad se apoderó de él, como el ave rapaz que en instantes, captura a su presa impasible. Fue entonces en la noche de la víspera de su cumpleaños, en la noche de la víspera de Navidad cuando las garras de la muerte se clavaron en su sensible y débil corazón. Conseguía así burlarse de su temprana vida y cubrirla con su manto negro. El cielo no pudo hacer nada por ayudarlo.

Finísimos rayos de luz que parecían luchar contra su espesa capa de nubes negras, trajeron de nuevo al presente a María. Parecían querer escapar de ese negro manto que les tenía oprimidos, que no les dejaba estar en contacto con el aire para poder respirar, que les impedía llevar la alegría y la claridad a ese entristecido mundo. Todo esfuerzo fue inútil. Como si todo estuviese presagiado, la oscuridad que reinaba en la mente de María se trasladó hasta los confines de la tierra y cubrió de negro la blanca Navidad. Su mente voló hacia aquel bruno horizonte. No tenía rumbo fijo, no guiaba su dirección, todo fue confuso, todo fue caos… se levantó y ciñó a su pequeño sobre su pecho. Su laxo y helado cuerpo le abrasó las entrañas. El dolor fue tan grande, tan intenso, tan sublime que sus rodillas fueron a hundirse en el húmedo suelo. Sus mermadas fuerzas le impidieron levantarse de nuevo. De pronto unos ligeros copos de nieve empezaron a caer liberándose de las oscuras nubes. Contemplaba, así, adormecida, este suave y coordinado baile con el cual la naturaleza la premiaba, pero que poco a poco iba perturbando aún más su mente. Pudo entonces imaginar como su hijo saltaba de entre sus brazos y comenzaba a jugar en medio de esa hermosa lluvia virginal. Como hacía bolas de nieve y se las traía. Como la abrazaba y besaba. Como sus abrasantes besos traían la paz a su alma. Podía sentir así, toda la magia de sus sentidos confundida. Sus ojos reían alegremente, su boca palpitaba incesante, su corazón contemplaba maravillado. Sentía en ese momento la felicidad desbordándose.

Pudo imaginar como el sol volvía a dominar el cielo, como las nubes se alejaban, los pájaros volaban incansables cantando alegres melodías navideñas, el río con furia rompía la suave escarcha e intentaba retrasar la hora de su libertad. Como la luz volvía a respirar y a llenar de alegría y claridad al mundo…

y, así, en la más lejana cordura, en el más oscuro y triste día que jamás se recordara, María pasó su más feliz blanca Navidad. Navidad que nunca ya olvidaría.

Fdo: Gorka Coronado Castillo

 

 

Piedras vivas

El arte está vivo

El arte se mezcla

El arte palpita

El arte se encuentra. Bis

………

 Nacimos en la cantera

Música de barrenos nos ha curtido

A gente que nos espera

Con mucho amor nos abrimos

…………………..

Cada día el cercano río

Nos limpia de sedimentos

La paz que nos trae la noche

Reaviva los sentimientos

………….

En el corte todo se mueve

Son cuerpos esculturales que captan nuestra atención

Son como señoritas

Señoritas naturales

Señoritas de Aviñón

………….

¿Será la Música?

Yo si las veo bailar

¿Será la roca?

Yo si las veo moverse, bailar y contonearse,

Cuando el hilo, el disco y el cepillo tocan.

…………………………

Fuerzas invisibles, naturales e instintivas

Provocan muchos encuentros:

En el corte,

En el suelo

En el café

En el concierto

………..

El arte está vivo

El arte se mezcla

El arte palpita

El arte se encuentra. Bis

……..

Letra de Diego Caballero

Con mucho cariño para Raúl y para su amigo Javi

De Getafe al Cerro

Nos vamos de romería,

el Cerro nos está esperando,

la Virgen es nuestra guía,

con ella vamos rezando.

…………….

Han salido de Getafe

con ilusión los romeros,

su cara y su buen semblante

espejo de rocieros.

…………..

Muchos hacen el camino

y no todos van andando,

los hay que van en carreta,

otros a ratos bailando.

……………

Mucho arte en el trayecto,

me gustó y no me lo cayo,

vi a muchos rocieros,

subidos en sus caballos.

………………..

No podemos ignorar

la estampa de las mujeres,

que acompañan a la grupa

al hombre que ellas más quieren.

………………….

Las hay que son más osadas,

les mueve la valentía,

se sienten compenetradas,

con su caballo este día.

…………….

-Por ti lo hago, Virgencita,

por ti monto mi caballo,

llegaremos a la ermita,

y no me verás de soslayo.

……………………

Me verás con la verdad,

henchida de sana alegría,

mirando tus ojos de cara,

en tu día de romería.

…………………..

No debería de olvidarme,

de los galanes apuestos,

en sus caballos briosos

con signos de gran talento.

………………….

Si quieres gozo sublime,

donde pasar un buen día,

siempre busca los motivos

que unan en armonía:

no son otros que los hombres,

las mujeres y los jóvenes

con sus caballos amigos,

un buen día de romería

y la Virgen, como guía.

Diego Caballero “Levita”

Mis amigos los caballos

Cuando pisan en la tierra

no suenan sus herraduras

no por ello disimulan

su coraje y su bravura

 

Me gustan sus andares,

su esbeltez y su nobleza

su estilo y abundante crin

su bien erguida cabeza.

El que hiere a este animal

no cabe mayor bajeza.

 

Cuidemos a los caballos

son la mejor bendición

un gran amigo del hombre

un buen regalo de Dios.

 

Un caballo cuando pasa

no te pide que le mires

más tú quedarás bien prendado

con el mover de sus crines.

 

Pronto de él te enamoras

si el caballo a ti se arrima

cuando anda te embelesa

al galope te seduce

al trote siempre fascina.

 

El mover de su cabeza

al tiempo que de sus remos

nos ofrece una proeza

riqueza pa los sentíos

que jamás olvidaremos.

 

Tu caballo no te olvida,

descansa y duerme tranquilo,

demuéstrale tu cariño,

enséñale sin descanso,

él te tendrá por amigo.

 

Vivimos entre dos mundos

el virtual y realista,

en los dos se ven caballos

que llaman nuestra atención

no le quitamos la vista.

 

A la madre del caballo

le cogí mucho cariño

en la casa de mi abuelo,

y las veces que la monté

cuando yo era solo un niño.

 

Esta madre es una yegua

noble como ninguna

sus genes han heredado

los caballos descendientes

pues madre no hay más que una.

 

Mucho se puede gozar

si tienes un buen caballo

él siempre valorará

tus caricias y su cuidado

Será tu mejor vasallo.

DC Levita

Romería 2015

Un día muy especial, Jira 2015

El día discurre en temida espera,

hay corazones que vibran,

estamos en primavera.

Unos y otros se cruzan,

se saludan gentilmente,

otros terceros se agrupan,

destacando el don de gentes.

 

El cielo amenaza lluvia,

las suertes ya están echadas,

con la ayuda de la Virgen,

nuestra baza está ganada.

 

Si surgiera nerviosismo

o temores infundados,

las notas de una guitarra

les daría por sosegados.

Y un fandango en el silencio

a los que escuchan atentos,

les quita todas las penas

y volverían más contentos.

 

La caseta más Flamenca

parada y fonda de muchos

que buscan el reponer

si se quedan sin cartuchos.

Se da buena dinamita,

la que ofrece la guitarra,

con unas voces quebradas

y un buen tinto de pitarra.

 

Los corderos abundantes

en la finca los Barrancos,

lo comeremos después

lo guisan y ayuda Paco.

 

Por la tarde un buen pastel,

arroz, patatas y bacalao,

aunque cuesta hincarle el diente,

estamos muy desganaos.

 

Lo manda la tradición,

el subir hacia la ermita,

Virgen última y primera

se llama de Piedra Escrita

y también la Barranquera

 

En casa ya nos esperan

estamos en buenas manos,

esta noche en la caseta

beberemos otro trago.

Bailaremos soleares

y también por alegrías

para poner mejor broche

y así culminar el día.

 

Unas horas de descanso

y con fuerzas renovadas

para ir a la otra caseta

a terminar el programa.

Alegría, alegría, alegría,

se lo digo en un fandango

a toda la tierra mía

con la fuerza de un tornao

hasta rematar el día.

 

Se lo digo por fandangos

lo que yo quiero a mi pueblo

se lo digo por fandangos,

también yo quiero a mi Virgen

entronizada en su ermita

que vive allá en los Barrancos

y se llama Piedra Escrita.

DC Levita

Flechazo al corazón

Mujer, permíteme haga llegar hasta ti,

los rasgos mas característicos del amor,

mediante unas sencillas palabras

de un profundo enamorado.

 

Si recuerdas el día que te vi por primera vez,

fui impulsado hacia ti por una fuerza irresistible imposible de contener,

mas aunque el fruto de nuestro primer encuentro ha sido deficiente,

los deseos de conquista aún perduran en mí.

 

Antes de conocerte la vida me era difícil y muy oscura,

ahora que te conozco conozco también el camino de mi vida entonces mi camino eres tú.

 

Recuerdo cuando un sin fin de ideas pululaban en mi mente cosa que hizo cambiar mi concepto del amor,

pero fue nada más verte mi transformación se realizó.

 

De poco me serviría vivir si no gozo de tu presencia por tiempo indefinido.

¿No pensaste nunca que para mi la vida carecía de sentido?

Así es mujer, y no hay peor cosa que una vida vacía.

Prueba evidente, al que tiene ojos le gusta ver,

al que tiene oídos oír,

al que tiene piernas andar.

Pero si lo que ves no es grato a tus ojos,

lo que oyes no es dulce a tus oído,

y si andas por un camino equivocado

¿Para qué te quieres a ti mismo?

¿Qué puedes hacer?

Pues bien, aun sé que puedo luchar buscando la felicidad que proviene de ti para que me ilumine al partir;

buscando palabras que salen de ti pues me hacen sentir,

buscando tu rostro con su resplandor que todo lo hace bello y hermoso,

ya tengo esperanza,

ya tengo deseos de seguir adelante,

ya tengo ansias por vivir,

no necesito falsas definiciones de amor, amor eres tú,

ya conozco la razón de mi existir porque razón eres tú.

Con todo y por todo ello se hasta donde podemos llegar,

a conocer los secretos de un amor verdadero en la mas absoluta intimidad.

 

No es amor sino egoísmo lo que con frecuencia se ve en al tierra,

el amor es algo más sublime, más puro, de más valor,

pero fácilmente alcanzable por nosotros,

es tan profunda nuestra compenetración de ideas,

que la fusión de nuestras almas sería inmediata,

siendo absolutamente necesario para conseguir el fin primordial que siempre anhelamos llegar al conocimiento pleno del amor.

 

Yo sé que tú eres luz,

yo sé que tú eres verdad,

yo sé que te necesito como el glotón al manjar,

por eso debes seguirme hasta encontrar el lugar,

que tanto necesitamos para podernos amar.

Si miras con ojos del alma todo lo que yo te digo,

te darás perfecta cuenta que jamás te he mentido.

No trato de hacerte ver fácil lo imposible para conseguir de ti lo que tú nunca me diste, pues lo que te digo es verdad y jamás un instante vacilé,

ya que siempre opté por ti demostrando mi interés.

Evidente y clara prueba esta que tienes presente,

de mi atrevimiento cumbre insistiendo hasta la muerte;

en un mar de confusiones tu te hallarás metida,

haciéndote mi razón en el corazón herida,

más nunca debes pensar que mi intención es malsana,

pues jamás quise para ti lo que no quiero para una hermana

¿No has sido tú para mí, más que un estimulo en mi vida, cuando me has hecho sentir lo que antes no sentía?

Escúchame por favor, y participa conmigo del bien que con mucho amor un día nos entregó nuestro Señor muy querido.

¿A quién debemos nuestro encuentro? A Él

¿A quién debemos nuestra vida? A Él

¿A quién debemos nuestra alma? A Él.

Ven pues entonces conmigo por todo lo que sabemos, a darle juntos los dos gracias para que llegado su día nos lleve con Él al Cielo.

DC Levita

Año 1971

 

 

Anclarse en Dios

Señor,

al amanecer vi al hombre

tomar al mudo en sus manos

con pasión, con frenesí,

y, parecía decir:

el cosmos gira por mí.

Después,

lo vi agitado y nervioso

movido por sus afanes.

Luego cuando atardecía

vi su cuerpo desgastado

y en su rostro la fatiga.

Sus pies caminaban torpes

hacia el hogar añorado

y el reparador silencio,

las calles también callaron,

se agotaron las noticias

y esas  voces disonantes,

agoreras y agobiantes,

que siempre están anunciando

que se acerca lo peor.

¡Cuántos sueños agitados

provocaron sin motivo,

los que ahora ha dormir

se han ido!

Y, sólo Tú te has quedado

cuidando de nuestras vidas,

despiertas como dormidas.

A esta hora misteriosa

busco el encuentro contigo

porque estando junto a ti

todo se vuelve sencillo:

cesa el peso abrumador,

el mundo gira liviano

sostenido por tu mano.

Los problemas de los hombres

se disuelven como sal

si se arrojan en tu mar.

A esta hora, sólo importa

estar  muy cerca de ti,

sintiendo que Tú nos miras

y dejar todo temor

porque pase lo que pase

Tú nos darás lo mejor

Paz.

REFLEXIÓN RECURRENTE

 Cuando las negras nubes

amenazan  aguacero,

cuando el viento enloquecido,

penetra por los resquicios

de un verano casi muerto,

cuando el sol  debilitado

calienta la última flor

con su rayo macilento;

cuando el suelo endurecido

se vuelve monocolor,

cuando árboles esqueléticos

se irguen en nuestras calles;

entonces, por mas que haya

buena cosecha de trigo,

y por mas que el mosto

desborde  los lagares;

tengo sensación de frío

tengo sensación de hambre,

y una  nostalgia infinita

de los días luminosos

de la vida trepidante.

 

Me voy quedando en silencio,

vienen días de humildad

al sentir la decadencia

del propio ritmo vital.

 

Bien comprendo en este tiempo

lo frágil y lo huidizo

de esta vida terrenal.

¡Creador del Universo

Padre y Maestro genial!

Con los ciclos naturales

 

Tú nos quieres enseñar,

que esta rutina que acaba

para volver a empezar

es  tan sólo  un paliativo

del deseo; que la saciedad vendrá

cuando veamos tu Rostro,

y nos llenes de alegría,

de amor, Justicia y verdad;

sin que hagan falta cosechas

ni uvas en el lagar.

 

Paz. Octubre 2014

 

 

PROMESA A LA VIRGEN DE GUADALUPE

Vivimos con ilusión

todo un año en la esperanza,

de visitar a la Virgen

por nuestra mucha añoranza.

 

De cumplir nuestra promesa

llega el día señalado,

trazamos buen recorrido

para que no sea pesado.

 

Andando queremos ir

no nos importa el cansancio,

entre canción y canción

del pueblo donde vivimos

ya nos vamos alejando.

 

El camino se acaba,

la vereda comienza,

las promesas sublimes,

nos elevan a tu sierra.

 

Por fin a lo lejos vislumbramos

tu casa de puertas abiertas,

con alegría nos acercamos

a través de las Villuercas.

 

Te llenamos de besos

gracias y ruegos

recordando a seres queridos,

tú nos miras sonriendo

a tus hijos protegidos.

 

Es la hora de partir,

disponemos el regreso,

con emoción contenida

mirando a la Morenita

le damos de nuevo un beso,

y con lágrimas en los ojos

abandonamos su Ermita.

 

Homenaje al peregrino andante.

Diego Caballero “Levita”

Historias de amor

Campanario está de fiesta
y hasta la Virgen se alegra,
tenemos un gran motivo,
todo el mundo lo celebra.

———————————

Las letras llenan el aire,
muchas la nombran a Ella,
y es bueno que se conozca
que entre música y canciones
nos ha nacido una estrella.

—————————–—-

Desde la Calzá hasta el Parque,
de la Laguna a la Ermita,
no hay nadie que no le cante
a su Virgen Piedra Escrita.

———————————-

Unos te cantan por rumbas,
otros por sevillanas,
nos quieres acostumbrar
hasta cantarte por fados
todo el cante te proclama.

———————————————

Son tantos los cantaores
nacidos en Campanario,
como lindas son las flores
nacidas de mi rosario.

———————————————

Anteayer el Molinero,
Ayer nuestro Cal y Canto,
y hoy otro cantaor
que como buen Colorín
nos lo canta por fandangos.

———————————————

Puso la masa Campanario,
el fermento… Extremadura,
el cariño por la tierra,
raya a veces la locura.

———————————————

¡Campanario! ¡Escucha!
¡Campanario! ¡Siente!
Tus hijos con amor te cantan
aun desde tierras lejanas
siempre te tienen presente.

——————————————-

Por eso necesitamos sus voces,
y ellos necesitan nuestro cariño,
disfrutar en buena fusión,
como si fuéramos niños.

———————————————

Muchas letras nos regalan,
mucho sentimiento junto,
mucha música bien medida,
es fruto de buen conjunto.

———————————————

Como dice el primer verso
oírles es todo una fiesta,
sus airosos pasodobles
los bailamos por el aire
cuan la mejor orquesta.

———————————————

Esta poesía ha sido creada tomando tres fuentes de inspiración: la Santísima Virgen de Piedraescrita a la que me dirijo espacielmente; letristas, cantaores residentes y ausentes, y grupos, todos ellos de Campanario; y Antonio Colorín.

Si pareciese algo abstracta o embarullada, con estas claves espero que puedas interpretar mejor los versos. Lo que tú pienses siempre será lo acertado.