Archives for : abril2015

Mis amigos los caballos

Cuando pisan en la tierra

no suenan sus herraduras

no por ello disimulan

su coraje y su bravura

 

Me gustan sus andares,

su esbeltez y su nobleza

su estilo y abundante crin

su bien erguida cabeza.

El que hiere a este animal

no cabe mayor bajeza.

 

Cuidemos a los caballos

son la mejor bendición

un gran amigo del hombre

un buen regalo de Dios.

 

Un caballo cuando pasa

no te pide que le mires

más tú quedarás bien prendado

con el mover de sus crines.

 

Pronto de él te enamoras

si el caballo a ti se arrima

cuando anda te embelesa

al galope te seduce

al trote siempre fascina.

 

El mover de su cabeza

al tiempo que de sus remos

nos ofrece una proeza

riqueza pa los sentíos

que jamás olvidaremos.

 

Tu caballo no te olvida,

descansa y duerme tranquilo,

demuéstrale tu cariño,

enséñale sin descanso,

él te tendrá por amigo.

 

Vivimos entre dos mundos

el virtual y realista,

en los dos se ven caballos

que llaman nuestra atención

no le quitamos la vista.

 

A la madre del caballo

le cogí mucho cariño

en la casa de mi abuelo,

y las veces que la monté

cuando yo era solo un niño.

 

Esta madre es una yegua

noble como ninguna

sus genes han heredado

los caballos descendientes

pues madre no hay más que una.

 

Mucho se puede gozar

si tienes un buen caballo

él siempre valorará

tus caricias y su cuidado

Será tu mejor vasallo.

DC Levita

Romería 2015

El Prendimiento

Llegaron como hienas voraces aprovechando la oscuridad de la noche.

Sabían que no hacían bien y temían que la luz del día les estropeara su macabro plan.

Jesús, intuyo que había llegado la hora y no mostró resistencia, sí pidió que respetasen a sus amigos.

El pueblo humilde y sensato se dejó arrastrar por unas mentes calenturientas y llenas de odio; no se daban cuenta que eran movidos de forma sibilina por el poder religioso, interpretando, que con la salida de Barrabas, su liberación del yugo romano estaba más cerca.

La sociedad en fiestas se vuelve más vulnerable y fácilmente manipulable, faltarían cuatro gotas de alcohol para llevarla a cometer las mayores atrocidades.

Así pasó con Cristo, se mofaron de él sin darse cuenta que fueron los inductores del mayor ultraje que se le hizo por los invasores. A los romanos no les costó participar en esta farsa de juicio, ellos eran idólatras; lo inconcebible fue la actitud del pueblo judío, renunciando al mensaje de su Dios a través de los profetas. Hoy volvemos a caer en el fervor de la fiesta pero, cuando el cansancio nos vence abandonamos a nuestro Dios y sólo llegan al final como llegaron a la Cruz en el Gólgota cuatro.

Al principio, en el mejor de los casos, en las procesiones se da cita todo el pueblo pero, cuando el Misterio vuelve al claustro de donde salió, sólo va acompañado por el párroco, sus incondicionales, la representación municipal, banda de música, y un puñado de vecinos tradicionales, un tanto nostálgicos, que no renuncian a la fe aprendida de sus mayores. Eso es la Semana Santa en algunos pueblos, una copia exacta de lo que aconteció hace 1985 años. La diferencia radica en que hoy no se vocifera y los ánimos no están exaltados, pero sí hablamos en todo el recorrido de los pasos como si nuestra interpretación estuviera al borde de la farsa. En otros pueblos y en otros pasos, se aprecian otros silencios y otra  concentración. A donde la costumbre es hablar con los amigos y amigas, el pensar en el silencio sería otro concepto de Semana Santa.

En ese pueblo exaltado y acusador también había gente de fe, y agradecidos a los dones de Jesús, pero sus voces eran ahogadas por la masa inquisidora.

Y de nuevo, nuestro Señor, hoy diría: “Perdónalos, Padre, porque no saben lo que hacen”

DC Levita

Un día muy especial, Jira 2015

El día discurre en temida espera,

hay corazones que vibran,

estamos en primavera.

Unos y otros se cruzan,

se saludan gentilmente,

otros terceros se agrupan,

destacando el don de gentes.

 

El cielo amenaza lluvia,

las suertes ya están echadas,

con la ayuda de la Virgen,

nuestra baza está ganada.

 

Si surgiera nerviosismo

o temores infundados,

las notas de una guitarra

les daría por sosegados.

Y un fandango en el silencio

a los que escuchan atentos,

les quita todas las penas

y volverían más contentos.

 

La caseta más Flamenca

parada y fonda de muchos

que buscan el reponer

si se quedan sin cartuchos.

Se da buena dinamita,

la que ofrece la guitarra,

con unas voces quebradas

y un buen tinto de pitarra.

 

Los corderos abundantes

en la finca los Barrancos,

lo comeremos después

lo guisan y ayuda Paco.

 

Por la tarde un buen pastel,

arroz, patatas y bacalao,

aunque cuesta hincarle el diente,

estamos muy desganaos.

 

Lo manda la tradición,

el subir hacia la ermita,

Virgen última y primera

se llama de Piedra Escrita

y también la Barranquera

 

En casa ya nos esperan

estamos en buenas manos,

esta noche en la caseta

beberemos otro trago.

Bailaremos soleares

y también por alegrías

para poner mejor broche

y así culminar el día.

 

Unas horas de descanso

y con fuerzas renovadas

para ir a la otra caseta

a terminar el programa.

Alegría, alegría, alegría,

se lo digo en un fandango

a toda la tierra mía

con la fuerza de un tornao

hasta rematar el día.

 

Se lo digo por fandangos

lo que yo quiero a mi pueblo

se lo digo por fandangos,

también yo quiero a mi Virgen

entronizada en su ermita

que vive allá en los Barrancos

y se llama Piedra Escrita.

DC Levita

La noche de Rancapino: Diego Pelele, su sobrino José Miguel, Torres, la Chispa

Una noche para la historia.

La Peña Flamenca Duende y Pureza Pepe el Molinero, representada por algunos de sus miembros y Presidente, una vez más nos hace pasar una noche inolvidable. El mundo del flamenco tiene en su haber que Rancapino Chico, acompañado a la guitarra por Miguel Salado, en los Salones de Happy Youth, en Campanario (Badajoz), salieron por la puerta grande.

No solo estos dos jóvenes maestros, sino Diego Pelele y su sobrino José Miguel Pelele, Paco Torres, y el frenesí de La Chispa, supieron ganarse al respetable. Al toque y compás “Los Campiña”. La noche merece un 10.

La ortodoxia del cante flamenco nos acompañó esta noche, incluyendo palos rítmicos y contagiosos, que pusieron de pie a todo el salón y no se libraron en la despedida de un merecido y caluroso aplauso. Noches como esta crean afición, son verdaderas inyecciones de ánimo para los jóvenes cantaores.

————————————————————-

Se pueden ampliar todas las imágenes

La noche de Racapino72La noche de RacapinoReserva1

La noche de Racapino73 La noche de Racapino74

EXPRESIONES DEL FLAMENCO

La noche de Racapino75 La noche de Racapino76 La noche de Racapino77 La noche de Racapino78 La noche de Racapino79 La noche de Racapino80 La noche de Racapino81 La noche de Racapino82 La noche de Racapino83 La noche de Racapino84 La noche de Racapino85 La noche de Racapino86 La noche de Racapino87 La noche de Racapino88 La noche de Racapino89 La noche de Racapino90 La noche de Racapino91 La noche de Racapino92 La noche de Racapino93 La noche de Racapino94 La noche de Racapino95 La noche de Racapino96 La noche de Racapino97 La noche de Racapino98 La noche de Racapino99 La noche de Racapino100 La noche de Racapino101 La noche de Racapino102 La noche de Racapino103 La noche de Racapino104La noche de Racapino106 La noche de Racapino107 La noche de Racapino108  La noche de Racapino110 La noche de Racapino111 La noche de Racapino112 La noche de Racapino113 La noche de Racapino114 La noche de Racapino115 La noche de Racapino116 La noche de Racapino117 La noche de Racapino118 La noche de Racapino119 La noche de Racapino120 La noche de Racapino121 La noche de Racapino122 La noche de Racapino123 La noche de Racapino124 La noche de Racapino125 La noche de Racapino126 La noche de Racapino127 La noche de Racapino128 La noche de Racapino129 La noche de Racapino130La noche de RacapinoA La noche de RacapinoB

LA GUITARRA SIENTE EL CALOR DEL ABRAZO.

LA CALIDEZ LE LLEGÓ AL CANTAOR Y SE EXPANDIÓ POR TODO EL SALÓN.

IMÁGENES MEMORABLES La noche de Racapino131 La noche de Racapino132 La noche de Racapino133 La noche de Racapino134 La noche de Racapino135 La noche de Racapino136 La noche de Racapino137 La noche de Racapino138 La noche de Racapino138a

Rancapino Chico nos muestra gratitud hacia su compañero y guitarrista Miguel Salado, lo que no sabemos es si se habrá dado cuenta de la cara de emoción que tiene. El trabajo bien hecho siempre es merecedor de reconocimiento y en este caso del éxito que tuvieron. Manuel Salado con este gesto también nos muestra su satisfacción de acompañar en la guitarra a un maestro a pesar de su juventud.

RLa noche de Racapino139La noche de Racapino71La noche de Racapino70La noche de Racapino69 La noche de Racapino68 La noche de Racapino67 La noche de Racapino66 La noche de Racapino65 La noche de Racapino64 La noche de Racapino63 La noche de Racapino62 La noche de Racapino61 La noche de Racapino60 La noche de Racapino59 La noche de Racapino58 La noche de Racapino57 La noche de Racapino56 La noche de Racapino55 La noche de Racapino54 La noche de Racapino53 La noche de Racapino52 La noche de Racapino51 La noche de Racapino50 La noche de Racapino49 La noche de Racapino48 La noche de Racapino47 La noche de Racapino46 La noche de Racapino45 La noche de Racapino44 La noche de Racapino43 La noche de Racapino42 La noche de Racapino41 La noche de Racapino40 La noche de Racapino39 La noche de Racapino38 La noche de Racapino37 La noche de Racapino36 La noche de Racapino35 La noche de Racapino34 La noche de Racapino33 La noche de Racapino32 La noche de Racapino31 La noche de Racapino30 La noche de Racapino29 La noche de Racapino28 La noche de Racapino27 La noche de Racapino26 La noche de Racapino25 La noche de Racapino24 La noche de Racapino23 La noche de Racapino22 La noche de Racapino21 La noche de Racapino20 La noche de Racapino19 La noche de Racapino18 La noche de Racapino17 La noche de Racapino16 La noche de Racapino15a La noche de Racapino15 La noche de Racapino14 La noche de Racapino13 La noche de Racapino12 La noche de Racapino11 La noche de Racapino10 La noche de Racapino9 La noche de Racapino8 La noche de Racapino7 La noche de Racapino6a La noche de Racapino6 La noche de Racapino5a La noche de Racapino5 La noche de Racapino4a La noche de Racapino4 La noche de Racapino3 La noche de Racapino2a La noche de Racapino2
La noche de Racapino1